Exfoliar la piel: una técnica de cuidado milenaria

Seguramente, más de una vez, has escuchado la frase “exfoliar la piel”. Y es que si eres de esas mujeres que se preocupan por el cuidado de su aspecto, es una de las técnicas más simples y efectivas.

0 comentarios
Exfoliar la piel: una técnica de cuidado milenaria
viernes, 21 junio, 2024

Este método de limpieza se remonta al antiguo Egipto donde mezclaban aceites de origen animal con polvo de alabastro y sal marina que convertían en una pasta que luego se pasaban por todo el cuerpo para eliminar las impurezas. Desde hace más de 6000 años, pero con algunas innovaciones, la exfoliación sigue siendo la clave del éxito para un rostro saludable y joven.

Existe una amplia variedad de productos de exfoliación, por lo que es muy importante tener en cuenta cómo actúan sobre tu tipo de piel. Además, la exfoliación no puede hacerse en cualquier momento o de cualquier forma. Es clave conocer los pasos correctos y llevarlos a cabo a la perfección para obtener buenos resultados y no dañar la piel. Por ejemplo, es fundamental saber si el exfoliante va antes o después del jabón. Teniendo en cuenta estos tips, podrás disfrutar de un rostro suave y bello.

Exfoliar la piel: una técnica de cuidado milenaria

¿Qué es la exfoliación?

La epidermis está compuesta por cinco subcapas, siendo la última la que da lugar al nacimiento de nuevas células de piel. Cuando maduran, estas células comienzan a ascender hacia la capa superior, donde terminan cayéndose de manera natural, para permitir el surgimiento de nueva piel. Aunque pareciera que este proceso lleva meses de concreción, en realidad una piel sana expulsa de 30.000 a 40.000 células muertas por minuto. Sí, la piel está en constante renovación.

Exfoliar la piel del rostro al menos una vez a la semana es lo adecuado y aconsejable para cualquier tipo de piel.

Cada 28 días, células nuevas reemplazan las muertas. Lo cierto es que este proceso normalmente se ralentiza debido a una serie de factores como la exposición al sol, las alteraciones hormonales y el envejecimiento. Al retrasarse, las células muertas comienzan a acumularse en la piel, generando una sensación de aspereza y poca luminidad. Pero eso no es lo más grave, si permanecen demasiado tiempo, pueden tapar los poros generando problemas como las manchas y las líneas de expresión.

La exfoliación elimina ese exceso de células muertas acumuladas que el cuerpo no puede. Es un proceso que complementa esta tarea natural y ayuda a que la piel se vea nueva, fresca y luminosa.

Beneficios de exfoliar el rostro

Exfoliar la piel del rostro al menos una vez a la semana es lo adecuado y aconsejable para cualquier tipo de piel. Entonces, ¿si tengo acné o granitos la exfoliación podrá realizarse de todas formas y será beneficiosa? La respuesta es sí, todo tipo de pieles necesitan ser exfoliadas, y más aún las pieles grasas.

Gracias a la exfoliación periódica, conseguirás que los productos que utilices luego, cada vez que realices tu rutina de skincare, penetren de forma más uniforme y efectiva en la piel. Pero este no es el único beneficio, una buena exfoliación te permitirá:

Poros limpios. Al eliminar las células muertas, se previene la aparición de los tan poco queridos puntos negros. También quita la suciedad y los restos de maquillaje que quedan por más que exista una rutina de cuidado.

Iguala el color y el tono. La exfoliación frecuente garantiza una piel renovada y, por ende, más “pareja”.

Suaviza la textura. La exfoliación suaviza la textura de la piel, haciendo que se vea más uniforme. Este beneficio es ideal para aquellas personas que sufren de textura rugosa, manchas, hiperpigmentación o cicatrices.

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *