Consejos para disfrutar de una piel sana

Autor: Comentar
Comparte este artículo

La piel es una de las zonas de nuestro cuerpo que más se encuentra en constante exposición al exterior. Precisamente por esto, suele ser uno de los indicativos del envejecimiento más habituales. En este artículo te vamos a ayudar a conservar mejor tu piel. Además de recomendarte los complementos con colágeno para mejorar el estado de tu piel, vamos a hablarte acerca de algunos hábitos que puedes seguir para conservar tu piel en un mejor estado.

Consejos para disfrutar de una piel sana

Cómo cuidar nuestra piel

Lo que debes hacer para lucir una piel perfecta es:

Hidrátate

La hidratación es fundamental para poder contar con una piel en buen estado. Para lograr esta hidratación, además de utilizar productos que te ofrezcan esta hidratación especial como las cremas, deberías de beber abundante agua a lo largo del día, procura que sean unos dos litros. Gracias al agua, la piel tendrá una apariencia mucho más tersa y fresca, además de estar bastante más suave al tacto.

Utiliza colágeno

El colágeno tiene un papel vital en dar firmeza y flexibilidad a la piel (y no sólo a la piel, también juega un papel importante en las uñas y el pelo). La producción natural del colágeno se va reduciendo con la edad, por lo que puedes tomar complementos alimenticios con colágeno que ayudarán a tu cuerpo a recuperar sus niveles óptimos

Realiza ejercicio

Realizar ejercicio es básico para poder llevar una vida sana. Gracias a la práctica diaria de ejercicio puedes mantener la firmeza de la piel. Cuando hablamos de hacer ejercicio, no tienes que preocuparte en pensar que es una actividad física importante ni se trata de ningún deporte. Simplemente te puede venir bien caminar unos 30 minutos al día, practicar yoga o cualquier otra actividad que te permita estar en cierta medida activo.

Gracias a la realización de este ejercicio estarás incrementando el flujo sanguíneo a tu piel. De esta forma, a tu piel la llegarán todos los nutrientes necesarios a través de la sangre, tonificando los músculos y dando forma a tu piel en el proceso.

Cuidado con los jabones

El uso inadecuado de los jabones puede llegar a causar graves efectos en la piel. A la hora de elegir un jabón o un champú, procura que este se encuentre dermatológicamente testado y que también sea compatible con tu tipo de piel. Hay pieles secas y otras más grasas, por lo que es recomendado elegir el gel más adecuado a cada una de las pieles para que estas se cuiden mejor.

El exceso de limpieza también puede ser perjudicial para la piel, ya que, debido a este exceso de limpieza, estarás eliminando la grasa protectora con la que esta cuenta y dejarla más expuesta a los agentes externos.

Exfoliación

De vez en cuando llevar a cabo una exfoliación es bueno. Puedes utilizar geles de ducha especiales, esponjas o llevar a cabo un masaje exfoliante para mejorar tu piel.

El objetivo de la exfoliación es acabar con esas capas de piel muerta que se han ido acumulando encima de la piel y que imposibilitan el respiro de esta. De la misma forma que sucede con los geles, debes de verificar también que el exfoliante que vayas a utilizar sea recomendado para tu tipo de piel para evitar dañar la dermis.

Una piel exfoliada es una piel que respira mucho mejor y que por lo tanto circula con mayor facilidad la sangre por ella, presentando una mayor elasticidad y un mejor color.

Por:
Etiquetas:
Categorías: Consejos de belleza


0 Comentarios Enviar un comentario