Lentes premium para cirugías oculares: Tratamientos y recuperación

Autor: Comentar
Comparte este artículo

Los defectos refractivos en la vista son cada vez más comunes entre la población. Se trata de una alteración ocular cuyo resultado es un enfoque inadecuado de la imagen en la retina, por lo que la persona que padece este problema sufre una visión distorsionada.. La búsqueda de técnicas para corregir esta situación responde, actualmente, a los avances en la tecnología y los mayores conocimientos de los profesionales.

Lentes premium para cirugías oculares: Tratamientos y recuperación

El uso de lentes premium en las cirugías oculares es una de estas tendencias. La labor de investigación y los buenos resultados obtenidos ha permitido el aumento del recurso a este tipo de corrección que está ganando mucho protagonismo en el sector.

El rendimiento óptimo de este modelo ha llevado a un número creciente de profesionales a investigar y desarrollar diferentes tipos de lentes que se pueden implementar para corregir los defectos refractivos. Cada usuario presenta unas características determinadas, así que la capacidad para adaptar el modelo a las necesidades ha sido uno de los principales avances en este método pionero e innovador.

Tipos de lentes premium para tratar diversas patologías oculares

La edad es uno de los principales motivos de los problemas en la visión y, en ese caso, se utilizan lentes pseudofáquicas, que sustituyen al cristalino. Se utilizan, además, en las intervenciones de cataratas. En los usuarios más jóvenes, por su parte, se realiza un tratamiento con lentes fáquicas, que es un procedimiento reversible porque no se sustituye ninguna estructura ocular.

El foco que se corrige es otro factor que determina el uso de lente utilizada en cada caso. El modelo monofocal corrige un foco y permite optimizar la visión de lejos o de cerca, por lo que se asocia a pacientes de corta edad. Las lentes trifocales cubren tres focos, cerca, media distancia y lejos; y suelen ser utilizadas por un público de más edad, con catarata o presbicia. Entre los últimos avances de la industria están las lentes de foco extendido, que mejoran a las anteriores mediante la corrección de algunos problemas concretos como la pérdida de contraste, los halos o destellos. Por otro lado, las lentes estándar corrigen miopía, hipermetropía y presbicia; y las lentes tóricas amplían esta labor con el astigmatismo.

Intervención rápida y cómodo post-operatorio

La comodidad en el tratamiento es otra de las ventajas de la cirugía refractiva, pues la intervención ambulatoria tiene una duración de entre quince y veinte minutos. La tónica habitual es la operación de un ojo y, varios días después, del otro. Se establece un margen entre ambas intervenciones para confirmar que la primera se ha realizado correctamente. Además, se utilizan gotas, lo que facilita notablemente todo el proceso. Las mejoras se aprecian de forma inmediata en la vista y el periodo de recuperación es corto y cómodo para el paciente. Solo hay que tomar alguna precaución y llevar a cabo una serie de cuidados básicos durante las primeras semanas, relacionados con la higiene, la ausencia de impactos fuertes o el uso de antibióticos, antes de tener el alta definitiva.

Por:
Etiquetas:
Categorías: Especiales


0 Comentarios Enviar un comentario