Tratamientos para tener una piel mucho más cuidada

Autor: Comentar
Comparte este artículo

La piel, debido a su continua exposición al exterior es una de las partes del cuerpo que más sufre y envejece con el paso del tiempo. Sin embargo, contar con una piel más joven y brillante es posible gracias a los tratamientos de los que te vamos a hablar a continuación. Si sientes que tu piel está deteriorada o quieres quitarte unos años de encima, presta atención a los siguientes tratamientos.

Tratamientos para tener una piel mucho más cuidada

Tratamientos con luz pulsada intensa

Si te has preguntado alguna vez que es el ipl, debes saber que la luz pulsada es un tratamiento similar al láser que está especialmente diseñado para mejorar el rejuvenecimiento de la piel. Esto lo consigue a base de eliminar las pequeñas lesiones vasculares que se encuentran dentro de la piel, acabando con manchas, pigmentos y también pequeñas arrugas.

Probablemente hayas oído hablar de esta luz pulsada en tratamientos de depilación. Esto es algo normal, ya que también se usa, sobren todo en aquellas ocasiones en donde la piel es más oscura.

Como ves, además de poder depilarte con este tratamiento, está especialmente indicado para acabar con manchas que tengas en la piel. Este tratamiento es especialmente eficaz para acabar con el fotoenvejecimiento en el escote y también con acabar con las manchas de las manos fruto de la edad.

Peelings

Llevar a cabo un peeling cada cierto tiempo es necesario para sanear la piel. Estos peelings son limpiezas profundas a través de las cuales lograremos liberar la suciedad que se acumula en los poros de la piel.

Esta suciedad no la debes de confundir con la higiene personal de una persona, ya que es imposible de verla a simple vista. Cuando las células se van muriendo, estas se pueden ir acumulando en los poros de la piel evitando que estos respiren correctamente.

Con el peeling acabamos con todo esto, liberando al poro y permitiéndole que respire mejor. Esto se traduce en un mejor color de la piel, consiguiendo una apariencia mucho más joven.

Botox

El botox es otro de los clásicos dentro del rejuvenecimiento de la piel. Este tratamiento consiste en la inyección de una toxina botulínica que bloquea el nervio del músculo y así impide que este se contraiga. Esto se traduce en una piel mucho más estirada, evitando que se formen arrugas o suavizando las que ya se tienen.

Con el botox conseguimos una piel mucho más elástica y lisa, por lo que resulta mucho más complicado de ver los síntomas propios de la edad.

Ácido hialurónico

Finalmente, el ácido hialurónico. Este tratamiento sirve para revitalizar e hidratar la piel a base de rellenar los surcos que dejan las arrugas.

Gracias al ácido hialurónico, además de poder rellenar las arrugas haciendo que estas desaparezcan, podemos corregir defectos que se den en la nariz y crear también volumen en determinadas zonas, por ejemplo, los labios.

El ácido hialurónico consigue unos resultados estupendos debido a que es un tratamiento biocompatible. Esto significa que tras su infiltración, este nunca es rechazado por el propio cuerpo del paciente, por lo que los resultados están más que garantizados.

Por:

Categorías: Sin categoría


0 Comentarios Enviar un comentario